Próximas actividades



Afíliate!!
Caja de Herramientas

Caja de Herramientas de la UJCE

Canal Vídeos
Tercera Información

Ni un sólo trabajador muerto más ¡El capitalismo es el culpable!

La muerte de seis trabajadores de la minería en el Pozo Emilio del Valle, cerca de la localidad leonesa de Pola de Gordón, supone un duro golpe tanto para las familias como para las cuencas mineras de Asturias y León en general, a las que queremos expresar nuestro más sincero pésame y ofrecer todo nuestro apoyo, en un nuevo día de luto para toda la familia minera. 

Estos trabajadores trabajaban para la empresa privada de extracción Hullera Vasco-Leonesa, desmontado de un vez por todas el mito de "empresa modelo" que gira en torno a HVL y quedando ya bien claro que mientras sea el capital privado quien administre un sector económico siempre se antepondrán los beneficios a la seguridad de las y los trabajadores.

Este accidente, propiciado no por un casual escape de grisú, sino como consecuencia directa de los recortes en materia de prevención y seguridad (que los sindicatos llevan tiempo denunciando) pone una vez más en evidencia que el capitalismo no es solo un sistema injusto sino también asesino.

A la destrucción del empleo ligado a la industria extractiva se suma este suceso que una vez más, hace poner en duda la estrategia del capital de maximizar sus beneficios aún a costa de las vidas de los trabajadores y las trabajadoras. Estas muertes complementan una estrategia que ha sido continuada en el tiempo y que ha tratado de acabar con el futuro de las cuencas mineras, condenando a las familias al desempleo y a los hijos de la clase obrera a emigrar hacia otros punto de España o del extranjero.

Desde la UJCE condenamos estas muertes provocadas por el apetito insaciable del capital, animamos a la clase trabajadora de las cuencas a proseguir la lucha por su empleo y sus vidas, y expresamos nuestra solidaridad con las familias, los amigos/as y los compañeros/as de trabajo de los mineros fallecidos, gritando una vez más !accidente laboral, terrorismo patronal!